19.9.11

- . --.- ..- .. . .-. ---

Pensaba que lo que decías, era de verdad, que "Nothing will ever come between us"...
Pero he de aceptar la dura realidad, los cuentos se acabaron, pero los sueños no. Yo seguiré aquí, jamás me iré porque esto es algo que no me ha pasado en la vida, y ahora me doy cuenta de lo que has sido en ella.
No te dejaré de decir que "I'll always be standing right next to you".
Pero solo pido una cosa, trátame igual, sino no podré soportarlo.
- .   --.- ..- .. . .-. ---

15.9.11

Uno, dos, tres.. Amor.

Que cada y una de las noche sueñe contigo, que al despertarme me entristezca por no tenerte ahí a mi lado, que en cada despedida te diría "Amor, no te vayas, quédate conmigo", contar los días que te he pertenecido, que me has dado cosas que no había probado, los días que he sido la persona más feliz del mundo, que me he sentido como jamás lo hice, uno, dos, tres.. exactamente 184 días, y no cambiaría ni una centésima de segundo de esos momentos por nada del mundo.
Que eres esa persona que me ha dado en el centro de mi corazón, sé que eres el ser al que más amo, que eres especial así tal y como eres, que tú eres el conjunto de todas las cosas bonitas del mundo, felicidad, alegría, necesidad de ti, sensación de volar, de percibir magia alrededor, sensaciones realmente indescriptibles, el sentimiento más humilde y maravilloso que pueda existir, cuando te miro, siento todo eso.
Que al pensarte, me olvido de ser, me olvido de mi misma, me olvido de mi alrededor, de todo el universo. Que realmente ahora es cuando me siento viva, y me siento grande por tenerte conmigo a mi lado, porque yo soy yo desde que tú me miras.
Lo has visto, lo has oído, creo que ya no hace falta preguntar...
QUE TE QUIERO, TE QUIERO ¿VALE? Y NO HAY NADA, NI NADIE, NI COSA EXISTENTE QUE PUEDA CAMBIARLO.

6.9.11

You.

Que estés conmigo, que pueda abrazarte y acariciarte sin necesidad de tener que terminar, enredar mis manos en tu pelo y sentir que no puedo soltarme de ti, que te cogería y no te dejaría escapar de mis brazos. Solo mirarte a los ojos y no poder hacer otra cosa que sonreír, mientras todo nos lo decimos en ese inmenso y profundo silencio.